Washington, D.C. – La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) saluda la firma del “Acuerdo final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera”, entre el Gobierno de Colombia y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia - Ejército del Pueblo (FARC – EP), el 24 de agosto de 2016.

Hemos cerrado en el día de hoy en La Habana, Cuba, el acuerdo de paz más anhelado de Colombia. Tierra, democracia, víctimas, política sin armas, implementación de acuerdos con veeduría internacional, son, entre otros, los elementos de un acuerdo que tendrá que ser convertido, más temprano que tarde por el constituyente primario, en norma pétrea que garantice el futuro de dignidad para todos y todas.

Tras la firma del acuerdo de cese al fuego bilateral definitivo, el correspondiente acuerdo de localización de las fuerzas de las FARC-EP para efectuar la dejación de armas, el pasado 23 de junio, se vislumbra  en el horizonte inmediato la firma del Acuerdo Final en el proceso de diálogo y negociación [entre el Gobierno Nacional y] la organización insurgente más grande de Colombia y que haya habido en el continente en los últimos sesenta años.