El 15 de julio las comunidades del sur de Bolívar se estremecieron ante la captura irregular de nueve campesinos en Micoahumado; sin embargo, la situación de orden público en la región se relaciona con los más de 4000 efectivos del ejército que llegaron este año, generando zozobra y complejizando el panorama de derechos humanos para los campesinos y campesinas.