María Magdalena Cruz Rojas encabezaba el movimiento para la sustitución de cultivos de uso ilícito en su municipio. Cruz Rojas fue asesinada frente a su esposo e hijo.