Ecocidio en el Lago del Cisne

Medio Ambiente

DESASTRE LAGO DEL CISNE: EL CALENTAMIENTO GLOBAL NO FUE

Mediante reciente comunicado de prensa la Corporación Autónoma Regional del Atlántico -CRA- explicó que el desastre evidenciado en el Lago del Cisne (Ciénaga El Rincón) obedecía al cambio climático y ha pretendido mostrar que las denuncias publicadas resultan ser temerarias por carecer de rigor técnico. (Vehttp://bit.ly/1Fi34bV)r)

Pero en la medida en que se ahonda sobre la realidad de lo que históricamente ha sucedido con el Lago del Cisne queda el sabor que el cambio climático es el menos responsable de este desastre. En la retina lo que se guarda es una suma de actos de corrupción, de omisiones y un jugoso negocio inmobiliario que necesitaron de la desecación de la ciénaga, del relleno de las tierras históricamente inundables y de la clausura de los cauces naturales y arroyos que alimentaban con agua al Cisne.

El 1 de abril de 2014 la CRA anunció con bombos y platillos la inversión de “$ 60 mil millones para proteger los cuerpos de agua y poblaciones vulnerables” y de paso certificó, contravía a la realidad, que para la época este cuerpo de agua sólo había perdido el siete por ciento de su espacio (Ver  http://bit.ly/1HDw7rO). No obstante el Hotel Mirador del Cisne, entre otras empresas, avanzaba en las labores de drenaje de las aguas del Cisne y desarrollaba obras de infraestructura a costa de la destrucción de los mangles y los ecosistemas amparados con permisos proferidos por la Alcaldía de Puerto Colombia para cuya obtención se denuncian jugosos sobornos a funcionarios corruptos.

Lógicamente todo esto sucedió ante la mirada pasiva de la CRA, así luego de la destrucción hubiere impuesto sanciones como hoy quiere mostrar para justificar, en este caso y otros, su falta de gestión. Asunto estos que están en manos de la Fiscalía General de la Nación y de la que se esperan prontos pronunciamientos.

Otro caso patético lo constituye el ambicioso proyecto del exclusivo Club Lagos del Caujaral. Quienes cuentan con permisos para trasladar las instalaciones de su hípica a la zona contigüa a la garita de la urbanización y la margen izquierda del arroyo El León gracias a que los humedales ahí ubicados por arte de un certificado expedido por el Secretario de Desarrollo Territorial de Puerto Colombia definió las mismas como zona de expansión urbana. (Ver CARTA CAUJARAL:  http://1drv.ms/1dEgBF3)  

Pero las denuncias no se quedan ahí. Con la fachada de las obras contratadas denominadas “Foro Hídrico” (contrato FROIH-063/2011), suscrito por el Fondo de Restauración del Distrito de Barranquilla y Consultores del Desarrollo S.A. y con el que supuestamente se mejorarían ambientalmente los cauces de los arroyos Grande y León, la misma CRA terminó autorizando el relleno de los terrenos históricamente inundables y se modificaron los cauces de los arroyos que tributaban agua al Cisne, entre ellos el del arroyo El León. Gracias a este favor de la CRA, se dio paso a los más ambiciosos negocios inmobiliarios del sector.

Los registros catastrales de los siete más valiosos predios del sector muestran que linderos vienen siendo modificados por cuenta de las operaciones inmobiliarias que se vienen dando hace casualmente cuatro años. Negocios que igualmente han quedado consignados en las correspondientes matrículas inmobiliarias.

Estos siete predios que representan una gran extensión de las zonas inundables y canales que conducían agua al Lago del Cisne están concentradas hoy en cuatro propietarios: Inversiones Rinkel Fanner & Compañía S en C, Inversiones Caujaral S.A.S., Cartagena de Desarrollo Espinosa Dávila & Cia. S.C.A. y Club Lagos de Caujaral S.A. (VERMATRÍCULAS  http://1drv.ms/1Fm8h3whttp://1drv.ms/1K1VHM5http://1drv.ms/1LUzKgq,http://1drv.ms/1I17tULhttp://1drv.ms/1KvHGEG y http://1drv.ms/1ByrL3n

 Poderosas sociedades que registran en Cámara de Comercio activos por monto de $ 1.9 billones como Inversiones Caujaral S.A.S. creada, según certificado mercantil, en julio de 2011.

Sociedades propietarias que tienen un nombre en común: Sergio del Rosario Espinosa Posada. Presidente de la Junta Directiva del Club Lagos del Caujaral y socio de las otras.

Salvo los expedientes que alimenta judicialmente la Fiscalía 45 del Grupo contra Delitos del Medio Ambiente, un reciente informe de investigación de la Contraloría General de la República y las muy tibias y tardías actuaciones administrativas de la CRA de ninguna otra autoridad se conoce decisión alguna tendiente a detener y sancionar ejemplarmente lo ocurrido durante estos últimos años.

Razón por la cual el Grupo de Litigio de Interés Público de la Universidad del Norte, en asocio con el Levin College of Law de la Universidad de Florida y la Asociación Interamericana para la Defensa del Ambiente –AIDA- solicitaron a la Secretaría de la Convención RAMSAR que tome inmediatamente medidas de protección respecto al Sitio Ramsar número 951 (Sistema Delta Estuarino del Río Magdalena, Ciénaga Grande de Santa Marta). Sitio Ramsar que abarca no sólo a la Ciénaga Grande de Santa Marta sino al complejo lagunar que componen todos los humedales del Atlántico, incluido el Lago del Cisne. (VER SOLICITUD UNINORTE http://1drv.ms/1AFmc8b

Todo indica que el calentamiento global está muy lejos de ser el causante del desastre del Lago del Cisne y que más bien otros son los responsables de semejante vergüenza ambiental.

 

ALEJANDRO ARIAS

MIEMBRO DE LA FUNDACIÓN PARA LA PRENSA LIBRE

Twiter: @ALEJANDRO_ARIA2

Le recomendamos leer

Escrito  por:

LISANDRO TERRYL RODRIGUEZ

Las condiciones sociales y económicas por las que seguimos atravesando las/os colombianas/as son realmente precarias, entre ellas las condiciones laborales que enfrentan día a día a las políticas neoliberales que carcomen nuestro tiempo y nuestra existencia. Es increíble tener un sueldo tan bajo y estar atado a pagar impuestos, además de lo que se necesita para sobrevivir; arriendo; alimentación; salud; educación; y esto en condiciones mínimas, por ello es ineludible la lucha por un país diferente donde todos y todas tengamos las mismas oportunidades y derechos. 

Históricamente solo ha sido la movilización social y la lucha las que ha permitido que el pueblo tenga eco ante el Estado, en el magisterio la movilización permitió el decreto 2277/79 que dio garantía de estabilidad, la Ley 91 de 1989, que creo el FOMAG, resultado de la movilización social de la década del 90, la Ley 60 de 1993, de distribución de recursos y competencias; Ley 115 de 1994 o Ley General de la Educación pero también se han vivenciado pusilánimes posiciones de FECODE que han hecho retroceder las reivindicaciones del magisterio y de la educación pública.

La esperanza de otro modelo económico en equidad, prevaleciente de justicia social, matizado de revolución fue el oxígeno que alimento el fin del siglo XX a América latina, el comandante Hugo Rafael Chávez frias se convirtió en el adalid de la libertad y el predestinado por la divina providencia para conducir el SOCIALISMO DEL SIGLO XXI

“Lástima que lo urgente no deje tiempo para lo importante”.

Mafalda.

Hace algún tiempo, hemos venido escuchando que la educación como proceso formativo de hombres y mujeres, no debe ser más que el cúmulo de experiencias significativas que exploren con afán las diferentes dimensiones de nuestros estudiantes, que posibilite a través de la elucubración de nuevos saberes la creatividad y la innovación de niños y niñas con el fin de que estos logren explorar sus capacidades y descubrir sus pasiones.

Internacional

The non-governmental organizations are demanding the release of the Indigenous and Afro Colombian leaders.

Non-governmental and social organizations in Colombia denounced Friday the arrest of 30 human rights advocates and social leaders in the southeast provinces of Valle del Cauca, Cauca, and Nariño over their alleged links to the National Liberation Army (ELN).

Con la nueva ley firmada en Rusia por el presidente Vladimir Putin, busca repoblar el Distrito Federal del Lejano Oriente y buscar nuevos emprendimientos económicos pequeños donde no se les cobrará impuestos por un periodo de 5 años.