EL CACHIVACHE 

La historia de Colombia ha estado marcada por conflictos armados que han configurado el reciente devenir del país es por esto que la memoria histórica se encuentra en constante movimiento: evoluciona, se transforma con el tiempo, y se ve afectada por los acontecimientos políticos que la rodean. 

No podemos encontrar una memoria estática ni impasible, sino que cada pasado concreto tiene diversas memorias colectivas y sociales. Esta movilidad está en relación con la dimensión histórica, que está ligada a la difusión de los discursos sociales sobre la historia, por lo que no permanece inmutable, sino que evoluciona teniendo en cuenta los avances historiográficos

 Es  así como el CACHIVACHE busca construir la memoria colectiva de las personas que han sido protagonistas o testigos de las luchas sociales y de la historia actual del país.

En espacios donde se produce  encuentro con los líderes sociales, sindicales, juveniles, movimientos estudiantiles y demás víctimas de violaciones a los Derechos Humanos, de la mal llamada "limpieza social" y de delitos de lesa humanidad. Allí se reviven los recuerdos, trayendo del pasado al presente, por unos instantes, la presencia viva de muchas personas que han muerto o desaparecido en Colombia.

A través de fotografías, objetos personales cotidianos, legados artísticos e intelectuales (pinturas, esculturas, poesías, escritos, etc.) y en general, de todas aquellas cosas que quienes han sido más cercanos a las víctimas consideran necesarias, se recrean en una instalación colectiva los momentos más significativos de la vida de sus seres queridos. Estas grandes y pequeñas historias, compartidas con personas que no conocieron a las víctimas, abren el espacio interior de la memoria y cuestionan frente a lo que acontece hoy en nuestra sociedad.